Velocidad de amortización: elige la forma de pago que mejor se adapta a tus necesidades

Una tarjeta de crédito WiZink es una tarjeta revolving que sirve para facilitar los pagos y poder gestionar el día a día de una manera más cómoda y senZillla. Con ella dispones de una cantidad de dinero que puedes devolver de la manera que te resulte más cómoda. Aquí te explicaremos todas las opciones a tu disposición para que elijas la que más te conviene en cada momento.

Conceptos básicos

En primer lugar, necesitaremos conocer los conceptos básicos que vamos a utilizar

Cuando compras con tu tarjeta de crédito WiZink, el cargo no va inmediatamente a tu cuenta corriente, sino que tus compras y pagos se van acumulando durante aproximadamente un mes. Pasado este periodo, el recibo llega a tu cuenta corriente. En ocasiones, puedes elegir la fecha en la que se te pasará el recibo al cobro.


Según la forma de pago que elijas, se generarán intereses o no. Hay distintas formas de pago, que se adaptan a distintas necesidades. Cuanto mayor sea el importe mensual de tu recibo, menor será el tiempo necesario para pagar la totalidad de la deuda y se generarán menos intereses.


Recuerda que puedes cambiar la forma de pago de tu tarjeta WiZink siempre que quieras. Solo tienes que entrar en wizink.es > Acceso Cliente o en la App. Además, cuando recibas el extracto podrás ver lo que tienes que pagar y decidir si mantienes la forma de pago o la cambias. Puedes hacerlo hasta 4 días antes de que pasemos el recibo y así modificar el importe a pagar ese mes.

¿Qué opciones tengo para amortizar la deuda y cuánto tiempo tardo en pagarla en cada una de ellas?

Con tu tarjeta de crédito WiZink tú eliges cómo amortizar. Es decir, cómo devolver la deuda generada por el uso de tu tarjeta usando una de las 4 formas de pago que tienes a tu disposición.
De esa forma, y , dependiendo de la modalidad que te resulte más cómoda, la velocidad de amortización de tu tarjeta de crédito será más rápida o más pausada. Algunas de las formas de pago generan intereses y otras no.

Las operaciones realizadas con la tarjeta de crédito WiZink, en todas las modalidades de pago aplazado, generan intereses que se calculan de la misma manera. Estos intereses se calculan sobre el saldo (crédito dispuesto).
Utilizaremos un ejemplo: Calcularemos los intereses sobre un saldo (crédito dispuesto) de 1.000€.
Para hacerlo, utilizamos esta fórmula:
Saldo medio x (0,20 (Interés anual nominal) / 365 días) x Días del ciclo de facturación
Según este cálculo, el importe a pagar por intereses es de 20€.
Este importe es el mismo para todas las formas de pago aplazado. Según la forma de pago que elijas varía el capital que amortizas:

  1. Pago total: En este caso, no pagaremos intereses y se amortiza totalmente el capital.
  2. Pago mínimo: 20€ de intereses + 0,5% capital = 25€. Amortizas 5€ de capital.
  3. Pago fijo 100€: 20€ intereses + 80€ que amortizas de capital.
  4. Pago fijo 300€: 20€ intereses + 280€ que amortizas de capital.

En el apartado al final del extracto, “Información adicional para el cálculo de intereses aplicable a saldos aplazados”, puedes ver el tipo de interés aplicado y los saldos medios del mes. Un cálculo rápido aproximado sería dividir el interés nominal anual entre 12 para hacerlo mensual, y aplicarlo al saldo del extracto mensual.

Después de esta explicación, queda claro que cuanto mayor sea el importe del recibo mensual de tu tarjeta de crédito WiZink, más vas a amortizar. Por lo tanto, pagarás menos intereses y tardarás menos en pagar la totalidad de la cantidad que debes.

El importe de los intereses generados en cada recibo se calcula en función del saldo dispuesto de cada mes.

Revisa tu extracto mensual y asegúrate de que tu forma de pago es la que más te conviene. Recuerda que desde la App de WiZink o tu Área Cliente puedes cambiar la forma de pago cuando quieras.

Y, si lo necesitas, te damos toda la información de cómo aplazar una compra con tu tarjeta WiZink.

Si este artículo te ha servido de utilidad, no te olvides compartirlo en tus redes sociales.