Tips para evitar la ansiedad financiera

La ansiedad financiera es un término utilizado por los profesionales de la psicología para describir el temor, la preocupación y el malestar constante por la situación financiera. Aunque existen desórdenes como el trastorno de ansiedad generalizada que pueden motivarlo, algunos factores externos como la escasez de fondos, la falta de organización financiera o la incertidumbre macroeconómica también se esconden a menudo tras esta situación. Es ahí, en esos factores externos, donde tienes margen de maniobra para disminuir los síntomas.

Tips para evitar ansiedade financiera

8 Julio 2022

Estudia tus finanZas

La ansiedad es una emoción que se alimenta del desconocimiento. En ese sentido, uno de los mejores modos de afrontarla es poniendo en orden la información que tienes a tu alcance. ¿Cuáles son tus ingresos a lo largo de un año? ¿Cuáles son tus gastos? ¿En qué momento deberás desembolsar más dinero? Poner las respuestas a estas preguntas en negro sobre blanco te aportará dominio de la situación. Además, te ayudará a tomar decisiones más inteligentes que conduzcan a una mejor situación financiera. Es una doble victoria.

Pagar las facturas a tiempo

Si llevas una temporada obsesionado con tus finanzas, atento a cada mínimo movimiento, es muy probable que tengas la tentación en ocasiones de postergar ciertos pagos. Sin embargo, esto es contraproducente: no te proporcionará una mayor tranquilidad tener aparcados los pagos de esas facturas. Todo lo contrario. Será otro motivo más para no desconectar nunca de tus obligaciones financieras. HaZte un favor a ti mismo y, siempre que estés en disposición económica de hacerlo, paga tus facturas cuando lleguen. Vivirás mejor.

Domiciliar recibos

El quid de la cuestión es muuuuuuy sencillo: no vas a resolver nada sobrepensando acerca de tus finanzas y, en consecuencia, la única manera de mejorar esa ansiedad es tomar distancia. De ahí la importancia de domiciliar aquellos recibos que lo permitan. En lugar de pagar tus servicios mediante facturas, que te obligan a tomar un papel activo, con la domiciliación podrás desentenderte. Ya sabes lo que cuestan esos servicios. Ya sabes lo que suponen en tu situación financiera. No les des más vueltas. Deja que los recibos entren con naturalidad.

Cuenta de ahorro

Los miedos financieros son naturales. Los compartes con miles de millones de personas. Pero una estrategia que suele funcionar para amortizarlos es la construcción de un pequeño colchón de seguridad: unos ahorros gracias a los que siempre tengas cierto margen de tranquilidad. Si además luego optimizas ese dinero ahorrado a través de la inversión en productos líquidos, mejor que mejor. Por ejemplo, con la cuenta ahorro de WiZink tendrás todo eso y mucho más. Cúbrete las espaldas. Guárdate ese as bajo la manga.

Planifica tus placeres

Otro de los problemas más habituales en este asunto es la comparación. Y es inevitable: miramos a quienes tenemos a nuestro alrededor para ver qué tienen en sus vidas que nosotros no. Esto es un error. Para evitar que te conduzca a la ansiedad financiera, párate un momento a pensar en esas cosas que verdaderamente te gustaría hacer en la vida. Porque te emocionan. Porque te flipan. No porque las hagan los demás. Y luego busca una forma de realizarlas que encaje con tu presupuesto. Nada de locuras.

Abraza la gratitud

Eres una persona inconformista. Y no es cosa tuya. Casi todos los seres humanos somos así. Por eso a veces es aconsejable frenar un poquito, salirse de la rueda y contemplarlo todo con un enfoque más amable. Piensa en lo que tienes. Piensa en lo que has conseguido. Piensa en todas las experiencias que has logrado hacer gracias a los ingresos que has obtenido durante todos estos años. Lo estás haciendo bien. Y puedes mejorar, sí, pero desde la tranquilidad. Confiando en los aliados adecuados, como WiZink. Un banco, infinitas posibilidades.